Todo lo que no sabes sobre Ley de Startups

Hoy vamos a hablar sobre la Ley de Startups. Sé que puede sonar como un rollo legal, ¡pero creedme! Esta…

¿Por qué es importante que los niños aprendan arte?

Además de las asignaturas propias del currículo académico reglamentario, siempre es bueno que los niños elijan, de acuerdo a sus habilidades e intereses, otras ramas del conocimiento en donde desarrollarse y las que puedan disfrutar como una actividad fuera de las tensiones del área escolar.

Así los pequeños se podrán beneficiar de la práctica de algún deporte o baile que les guste, solo por mencionar algunas de las tantas opciones que tendrán a su disponibilidad. De entre todas, si tenemos que hacer un énfasis, en aquellas actividades de índole artística, ya que el contacto de los niños con cualquier expresión de las bellas artes podría traer cantidad de beneficios para su desarrollo. Acompáñanos a descubrirlos y a descubrir como puedes acercar más a tu hijo al arte.

Beneficios del arte en el desarrollo de los niños

Al realizar actividades de expresión plástica como lo puede ser pintar, dibujar, las manualidades, el teatro, y otros, el niño se estará expresado a nivel emocional sin si quiera notarlo, aprendiendo a conocerse a si mismo y a estar en conexión con sus sentimientos, parte importante de la construcción integral de todo individuo.

De hecho, aquellos que comienzan a hacerlo desde muy temprana edad tienen un mayor desarrollo de su pensamiento creativo, reflexivo y crítico.

A parte de ello, los niños obtienen otra variedad de beneficios a través de la práctica extracurricular de algún tipo de arte. Actividades Extracurriculares Madrid nos comentan cuales:

  • Les aporta un beneficio físico y emocional

La educación de los niños no solo se basa en imposiciones y adiestramientos, también se basa en proporcionarles herramientas que puedan usar de forma activa para potenciar su desarrollo. Así, el arte es un excelente recurso para el desarrollo físico y emocional.

Por ejemplo, al dibujar, el niño está desarrollando su habilidad intelectual, además de convertirle en un medio que permite la comunicación entre el pequeño y sus padres. Esto porque, a través de sus dibujos, se podrá conocer sus intereses, inquietudes y problemas, ya que las plasmarán en sus obras de forma casi inconsciente.

Mientras, por ejemplo, el teatro, el baile y la escultura en la que los niños deben usar diferentes partes de su cuerpo para expresar su arte, estimula su habilidad física y motriz.

  • Los convierte en mejores seres humanos

El arte nos sensibiliza en cuanto a nuestra vida y lo que sucede a nuestro alrededor y en el mundo, por lo tanto al volverse consciente de todo ello, se van convirtiendo en mejores seres humanos. Además, esto también les permite poder analizar el mundo que les rodea de una manera crítica y madura, cualidad más que útil para su versión adulta.

  • Fomenta la comunicación con los padres

Como hemos dicho en una oportunidad anterior, las creaciones artísticas de los niños sobre todo los más pequeños, delatan los intereses, inquietudes y sentimientos del pequeño artista, sirviendo como un medio de comunicación excelente con sus padres.

  • Aumenta su capacidad de reflexión

El arte nos inspira a pensar en nosotros mismos tanto internamente como externamente, al mismo tiempo que a resolver algunos problemas de forma básica; conjunto de habilidades muy útiles cuando crecen.

  • Ayuda a que exprese su mundo interior

Más allá de ver esta práctica como los primeros pasos hacia una carrera como artista en la vida adulta (que igualmente puede suceder), hay que enfocarnos en los beneficios inmediatos que obtiene de esta actividad.

El arte, en conjunto con la creatividad y la imaginación, le permite a los niños expresar su mundo interior, sus deseos, gustos, pasiones, inquietudes, la forma en la que ven y descubren el mundo, todo ello usando diferente elementos, desde pinturas, plastilina, incluso su propio cuerpo como sucede en el caso de aquellos que incursionan en el baile o el teatro.

También  le ayudará a conectarse con su sensibilidad, identificando sus emociones, incluso aquellas que están muy dentro de su ser.

Para que puedan logarlo, es importante que los padres le dan la libertad y las herramientas para desarrollar su habilidad artística. Por ejemplo, suele pasar que cuando están muy pequeños, pueden rayar las paredes y el mobiliario de la casa.

Para que esto no suceda y debas castigar al pequeño por expresar el Picasso que lleva dentro, crea un lienzo donde tenga la libertad de pintar a sus anchas. Por ejemplo, puedes habilitar un mural en una pared para que drene su tentación de convertir una de las predes de la casa en un cuadro muy abstracto.

Igualmente, cuando estos son muy pequeños (2 o 3 años), debes acompañarles mientas expresan su arte de forma que puedas ayudarles en esa etapa en la que aún no tienen muchas habilidades motoras ni mucho conocimiento de las herramientas a su disposición.

  • Les proporciona una nueva forma de sentir la vida

No solo se vuelven más sensible en función de su propia realidad y la del mudo que les rodea, sino que también les estimula a crear, aprender e innovar inspirándose en sus vivencia.

  • Incrementa el vinculo afectivo con sus padres

Como dijimos, el arte servirá como un medio de comunicación que le permitirá a los padres conocer más de sus hijos y poder acercarse a ellos. Además, si estos se preocupan por compartir la afición del pequeño y le acompañan a pintar, hacer esculturas, le llevan a actividades y eventos culturales relacionados con el área del arte que más les apasiona, encontrarán en ellos un compañero fiel a su afición, lo que estrechará los lazos afectivos y creará más oportunidades compartir.

¿Cómo potenciar el arte en la etapa infantil?

Por supuesto, el interés por el arte no nacerá por si solo, para que el niño tenga contacto con el mundillo necesitará que sus padres le presenten las diferentes bellas artes, le dejen entrar en contacto con estas para que elija cual le apasiona más, le proporcionen espacios y herramientas para poder desarrollar este gusto.

Estará en tus manos inspirar e impulsar ese interés, sobre todo en aquellos casos en los que a tu hijo le cueste encontrar una afición e involucrarse en ella. Cualquiera que sea el caso, deberás involucrarte en la creación del interés y el hábito por las artes, por ejemplo, con acciones como:

  • Deja a mano material para dibujar o pintar. Esto sobre todo si tus hijos son muy pequeños y aún no tiene la habilidad de aprender donde están las cosas en las gavetas. S, por el contrario, dejas el material para crear a su alcance, les facilitarás que lo hagas cada vez que sientan la inspiración.
  • Apúntales a clases de danza. Ningún niño puede perderse la oportunidad de experimentar una clase de baile. El baile es un excelente ejercicio para su desarrollo físico y motriz, además de ser una de las artes más hermosas que existen. Déjalo elegir a que ritmo quiere vibrar e inscríbelo en una clase en donde pueda descubrir sus habilidades en el área.
  • Favorece que hagan teatro para expresar emociones. Otra área artística que vale la pena explorar es el teatro. A través de él, el niño aprenderá a expresar sus emociones, impulsar su creatividad y trabajar de forma coordinada con otras personas para crear arte juntos.
  • Llévales a museos. Sin embargo, el trabajo no solo se trata de proporcionar herramientas en casa para la práctica de una actividad artística determinada, o inscribirle en la clase de su agrado. El gusto por el arte también se adquiere y se cosecha poniendo a tu hijo en contacto con ese mundo. Por ejemplo, es muy útil llevarle a museos y exposiciones artísticas que puedan ser de su agrado, mejor si están diseñadas para el disfrute de los más pequeños de la casa, para conozca de obras, artistas y demás y pueda sentirse inspirado por las creaciones de otros. Incluso, muchos comenzarán a  soñar en ver ahí plasmadas sus creaciones en un futuro.
  • Ponles música. La música les encanta a los niños desde edades muy pequeñas, por lo que es una buena forma de ponerlos en contacto con el arte. Ponle música adaptada a su edad desde pequeños e invítales a bailar y cantar a su ritmo. Incluso, si ves mucho interés, quizá debas pensarte en comprarle su primer instrumento.
  • Impulsa la lectura. Los libros son otra herramienta de la que te puedes valer para despertar el gusanillo del arte. Es muy importante que le inculques el amor y el hábito de la lectura desde pequeños leyéndoles una historia antes de dormir y comprándole libros con muchos dibujos. Poco a poco, irán creciendo y pidiendo libros con más texto. Incluso, podrían terminar convirtiéndose en ávidos lectores llenos de cultura y conocimiento.
  • Haz que jueguen. Jugando también se aprende, por lo que no debes dejar de lado incluir juegos en casa en donde puedan explorar sus habilidades artísticas. Por ejemplo, puedes organizar noches de cine en casa, montar improvisadas obras de teatro para presentar frente a la familia, crear canciones juntos, etc. La imaginación será el límite cuando de compartir un momento de calidad con tu hijo, en donde además le estés inculcando el amor por el arte, se trate.