¿Te vas a operar de la vista? Esto es lo que debes de hacer para cuidar tus ojos

Muchos de nosotros pasamos muchas horas a lo largo del día y a lo largo de nuestras vidas frente al ordenador y es por ello por lo que cada vez somos más los que tenemos problemas oculares. Esto desemboca en que cada vez es más habitual que ya desde jóvenes tengamos diferentes problemas de visión y que por tanto tengamos que acudir a nuestro oculista y a nuestra óptica de confianza, en muchos casos ya no para solucionar el problema, sino que para poder poner un remedio que nos sirva para volver a ganar esa calidad de visión que ya no tenemos. Es por todo ello por lo que ya en la edad adulta cada vez son más las personas que se decantan por llevar a cabo una cirugía ocular que les permita, en muchos casos, volver a llevar una vida alejada de las gafas, mientras que, en otros, al menos poder volver a tener una buena calidad de visión, aunque mantengamos a mano las lentes. Así, en este post os queremos dar algunos trucos que debemos llevar a cabo siempre que pasemos por la cuchilla para poder cuidar a nuestros ojos. 

Como os decimos, tan importante es la cirugía como los cuidados que hagamos previos, durante y después de la intervención, por lo que para que no os pille desprevenidos, a continuación, os detallamos algunos de los consejos que debéis seguir para cuidar vuestra vista: 

  • Rutinas a realizar los días previos a la intervención. Durante los días previos a la cirugía, es importante prestar especial atención a los hábitos de nuestra rutina y esforzarse por mantener el cuerpo en las mejores condiciones físicas y psicológicas posibles:
    • Descanso. Es importante descansar bien durante los días previos. Reducir, siempre que sea posible, la carga de trabajo y de estrés a la que se pueda estar sometido, y dormir las 8 horas diarias recomendadas asegurará el descanso necesario para la operación.
    • Evitar excesos. Es recomendable reducir las comidas copiosas durante los días previos, mantener una dieta lo más equilibrada posible y evitar la ingesta de bebidas alcohólicas o el consumo de tabaco.
    • Higiene ocular. Habitualmente, el oftalmólogo que va a llevar a cabo la intervención, recomienda al paciente el uso de una solución oftálmica hidratante o de toallitas oftálmicas estériles para mantener las zonas del ojo, del párpado y de las pestañas limpias, libres de contenido bacteriano e hidratadas. Además, este tipo de toallitas están formuladas y testadas para presentar una máxima tolerancia a nivel dermatológico y ocular, por lo que no provocan irritación en los ojos.
  • El día de la intervención. El día de la intervención ha llegado y es recomendable seguir una serie de consejos para conseguir que la operación sea un éxito:
    • Descanso. Es importante llegar a la operación lo más descansado posible, a ser posible, tras haber dormido un mínimo de 8 horas.
    • Ayunas. Es decir, no se puede comer nada en las 8 horas previas, ni beber agua en las 2 horas anteriores a la operación. Es importante respetar esto ya que, de lo contrario, se podrían sufrir vómitos o mareos durante la intervención quirúrgica. Además, la última comida antes de la operación debe ser lo más saludable y ligera posible, tal y como recomienda la doctora Cecilia Rodríguez y es que solo de esta forma se puede garantizar que el paciente esté en condiciones de someterse a una intervención que, aunque sencilla en la mayoría de las ocasiones, lo cierto es que se puede complicar si no se toman las precauciones adecuadas.
    • Ropa cómoda. El día de la operación, es recomendable acudir con ropa cómoda y holgada, es decir, fácil de quitar y de poner para facilitar el proceso tras la operación y estar lo más cómodo posible durante la misma. También es recomendable no ponerse joyas de ningún tipo durante ese día.

Evitar el uso de lentillas y lavarse el pelo, otros puntos clave

Además de lo que os hemos ido mencionando a lo largo del post, evitar el uso de lentillas o lavarse el pelo el día antes son puntos clave debido a los siguientes motivos:

  • Evitar el uso de lentillas. Si la persona que se va someter a la intervención es usuaria de lentes de contacto, es aconsejable dejar de usarlas un mínimo de 15 días antes de la operación si son lentillas rígidas o 7 días antes si son lentillas blandas.
  • Lavarse el pelo. Una recomendación bastante habitual es la de lavarse el pelo el día antes de la operación para evitar tener que hacerlo el día de la operación o el primero de postoperatorio. El objetivo es evitar que las sustancias químicas que pueden contener tanto el gel de ducha como el champú entren en contacto con los ojos y los irriten, retrasando o dificultando la recuperación.

Dime cómo decoras tu casa y te diré quién eres

Cuando alguien nos invita a su casa, enseguida sabemos características de esa persona que se nos habían pasado por alto. La disposición de los muebles, la elección de los colores, si tiene animales o plantas, si le gusta la automoción, las bebidas alcohólicas o el café, si es gammer o, por el contrario, le gustan las películas o los libros, si hace deporte… Todo ello comunica más de nosotros mismos de lo que podríamos llegar a decir. Nuestras casas no engañan y es que son un reflejo de nuestra personalidad, de nuestros gustos e incluso del tiempo que estamos en casa.

Así, hay personas que eligen darle un aspecto rústico a sus casas; otras, optan por detalles marineros; otras deciden la temática victoriana; y luego hay otro tipo de personas que apuestan por la comodidad, el bienestar y la calidez en el hogar. Este último tipo de decoración está de moda en 2021, ya que después de haber pasado tanto tiempo en casa muchas personas han decidido darle la vuelta a sus casas, optando así por una decoración más minimalista, en la que destacan los colores neutros y de la naturaleza.

Estamos de acuerdo en que la decoración, la elección de los muebles y la disposición de los diferentes elementos de nuestro hogar es importante, pero la vajilla y la cubertería que tenemos en casa es clave para darnos a conocer a nuestros invitados, para lograr un toque atractivo y, sobre todo, para tener todos los elementos a mano en el caso de los vermuts, las sobremesas o de acabar una buena cena con una copa. En este sentido, entran en juego los vasos, las copas de gin tonic o de cóctel y las copas de vino o de combinados. Es por ello por lo que nuestros amigos de Giona Premium Glass nos proponen los más versátiles.

Así, no hay casa que se precie que no tenga vasos de whisky, que además elegantes, potencian el disfrute de la bebida gracias a la calidad de su cristal. Las copas para cóctel son muy refinadas, aumentan la belleza de un salón y son también muy prácticas, ya que resultan esenciales y perfectas para la elaboración de los bartender. Otras de las características de estas copas son su facilidad de uso, el cómodo transporte en bandeja, y la facilidad en su limpieza y mantenimiento. Por último, las copas para combinados suelen contar con unas dimensiones idóneas para controlar el servicio de un combinado y destacan por su capacidad y por su diseño.

Hablando de colores, ¿quién no ha pensado alguna vez pintar las paredes de un color determinado? ¿Y cuántas personas, finalmente, han optado por quedarse con el blanco habitual? Pues es indispensable conocer que cada color aporta un estado de ánimo determinado, por lo que es importante adecuar las estancias de la habitación según el objetivo que queramos conseguir. No utilizarías el mismo color para estudiar o trabajar que para dormir y descansar, ¿verdad?

El significado de los colores

Cuando entendemos el significado de los colores, entendemos también que no hay dos habitaciones iguales y podemos diferenciar cada estancia, aún más ahora que el teletrabajo nos obliga en numerosas ocasiones a trabajar desde nuestro salón o desde nuestro dormitorio. Así, el blanco es el color más usado en las viviendas porque aporta luz al hogar y se le atribuyen características de bondad e inocencia. Otro de los colores más habituales es el azul, que suele estar asociado a la estabilidad y la profundidad y representa la confianza y la sabiduría, por lo que estaría indicado para un cuarto de estudio o de trabajo. También es habitual encontrarse una casa en la que predomina el morado o violeta y este color estaría indicado para salones y, sobre todo, para dormitorios ya que es un color que aporta misticismo y relajación. El negro, por ejemplo, estaría indicado para un despacho porque se le asocia con la elegancia y la formalidad, así como autoridad y seriedad.

Hay otros colores menos habituales, aunque esto no indica que no estén presentes en las casas, ya que aparecen sobre todo en los decorados y acabados de determinadas estancias. Hablamos del rojo, que está asociado con el peligro y el riesgo, pero también con la pasión, el deseo y el amor. El amarillo, por ejemplo, es un color muy vivo y que despierta una gran cantidad de emociones, ya que representa la alegría y la felicidad y, además, estimula la actividad mental. El naranja representa el entusiasmo, la creatividad y el éxito. Y el verde aporta armonía y fertilidad.