El color, un factor siempre determinante en nuestra vida… y en nuestro hogar

Factores como la moda o la estética han ganado mucho peso en la vida de las personas en los últimos años. Algo tendrá que ver el hecho de que la imagen personal sea ahora algo tan valorado por las empresas y por la sociedad en general. Sea como sea, el caso es que ahora todo el mundo anda preocupado por cuidar de su estética y de estar a la última en lo que tiene que ver con la moda. Es que la mayoría de las personas consideramos clave para nuestro éxito personal el triunfar en estos dos campos. 

En cualquiera de los dos ámbitos que hemos comentado, hay un elemento en concreto que es indispensable. Hablamos, como no podía ser de otra manera, del color. La vida se ve de otra manera con color. Y, por el mismo motivo, una persona o aquellas cosas que le rodean y que dependen de ella también causan unas percepciones mucho mejores si vienen acompañadas de color. Se trata del elemento principal para llamar la atención y, desde luego, cuidar de él y elegir el tono concreto para cada situación puede ser la diferencia entre conseguir aquello que nos proponemos o no. 

Una noticia publicada en la página web de Marketing Directo daba carpetazo a un debate que tenemos cada día en cualquier zona del mundo. ¿Cuál es el color preferido del ser humano? La noticia apunta que, al menos en lo que tiene que ver con España, es el color azul el preferido. Lo cierto es que se trata de un color que siempre está en el podio de los más valorados, junto con el rojo, el verde o el negro. En los últimos tiempos, y a pesar de la dura competencia que hay entre todos estos colores, parece que es el azul el que se está llevando el gato al agua. 

También es cierto que depende de para qué cosas preferimos unos colores u otros. Uno de los ejemplos más claros nos lo deja el diario ABC con el artículo que os vamos a enlazar a continuación y en el que se apunta que, para los coches, el color preferido no es ninguno de los que os mencionábamos arriba, sino que es el blanco. No nos extraña, por tanto, que sean tantos miles de coches los que sean pintados en este color en todo el territorio nacional. El blanco, en lo que al mundo del motor se refiere, es una apuesta segura para miles de personas. 

¿Y en el hogar, qué color preferimos? 

Hay tantas maneras de decorar un hogar como personas en el mundo. El estilo de cada cual es personal e intransferible, y eso afecta de una manera inequívoca al color. Los profesionales de La Casa del Pintor de Murcia nos han comentado que los colores de las pinturas para los hogares españoles son de lo más variados, pero que siguen predominando colores claros como el blanco o el ocre por encima de tonalidades más oscuras. 

Hay que tener en cuenta que, a la hora de escoger un color, se hace imprescindible que ese tono refleje cómo es nuestra personalidad. Eso es lo que busca la mayoría de familias al intentar decorar o pintar su casa. Y, en la mayoría de los casos, esto hace que terminan encontrándose cómodos en su hogar, un hogar que empezará a cumplir de esta manera con su propósito: ser un cobijo perfecto y un lugar de descanso para todas y cada una de las personas que lo habitan. Y ya sabemos lo importante que resulta eso para garantizar una cierta calidad de vida. 

Cuidar de un hogar y adaptarlo a nuestras expectativas y nuestra manera de ser es mucho más importante de lo que algunas personas consideran. Todo influye a la hora de garantizar esa comodidad de la que hablamos y para hacer posible esos sueños que hasta hace poco nos quedaban por cumplir. para construir el hogar perfecto es evidente que también tienen que trabajarse factores como el mobiliario, la distribución de los espacios o el hecho de disponer de una buena ubicación. Pero es cierto que, apostando por un color que nos llene, tenemos parte del trabajo hecho. Y bien hecho. 

Siempre hay que aspirar a construir el hogar que queremos y no conformarnos con poco. En los últimos años, sobre todo a causa de la crisis económica comenzada en el año 2008, muchas personas empezaron a abandonar los proyectos de reforma, remodelación o cambio de ‘look’ de su vivienda. Y es una verdadera lástima que así sea. Todos y todas merecemos habitar un lugar que nos ilusione y que nos motive, y más ahora que pasamos tanto tiempo en él como consecuencia de todo lo que está ligado a la pandemia.

La sonrisa, la máxima representación de la belleza del ser humano

Nadie duda de que ser bello o bella y parecerlo es una de las grandes máximas que existen ahora mismo en el interior de nuestras fronteras y en todos los países desarrollados. La belleza es algo que ya era importante en otros momentos de la Historia, pero que ahora, con el desarrollo de las redes sociales, se ha convertido en algo clave para todos y cada uno de nosotros y nosotras. No es para menos. Nuestras relaciones sociales y la influencia que ejercemos en ellas dependen en buena medida de todo esto. 

Es evidente que hay muchas maneras de potenciar todo lo que tiene que ver con la belleza. No cabe la menor duda de que la gente intenta modelar su cuerpo en el gimnasio con el objetivo de ganar en belleza. También es interesante el hecho de que cada vez hay más tratamientos para intentar potenciar la firmeza de la piel. Pero lo que está claro que tenemos que cuidar si queremos parecen atractivos o atractivas de cara al resto es nuestra sonrisa. Sin ella, perdemos una herramienta muy poderosa para causar una muy buena sensación entre los demás. 

La sonrisa es precisamente el elemento en el que antes se fija una persona a la hora de valorar si la que tiene enfrente es o no atractiva. Pensadlo bien: por muy buen cuerpo que tuviera una mujer o un hombre, ¿os seguiría pareciendo atractivo o atractiva en el caso de que tuviera una sonrisa amarilla o en la que faltara alguna pieza dental? Probablemente, no. ¿Verdad? Está claro que no sería lo mismo. Es con preguntas así como se descubre si una sonrisa es un elemento poderoso o no. Y, como acabamos de ver, lo es. Claro que lo es. Y lo seguirá siendo.  

Una noticia publicada en La Razón informaba de un dato que es realmente demoledor: entre el 92 y el 94% de los españoles tienen problemas con la caries, que se ha convertido en una de las grandes problemáticas de nuestra boca. Ni que decir tiene que este es un asunto que ha preocupado a mucha gente, pero que no ha sido resuelto con eficacia por parte de la gente que lo sufre, principalmente a causa de no cepillarse los dientes con la periodicidad que se recomienda o por no haber acudido al dentista a tiempo. 

Otra noticia, en este caso publicada en la página web del diario El País, indicaba que ni nos lavamos bien los dientes ni sabemos cuidar del cepillo con el que llevamos a cabo esta labor. Y este es un problema de un calado tremendo. No cabe la menor duda de que la voluntad es algo necesario para darle la vuelta a datos como los que comentábamos en el párrafo anterior, pero también resulta evidente que hay que saber, también, de qué manera es necesario proceder en este tipo de casos. Desde luego, no cabe la menor duda de que tenemos que dar un paso adelante en este sentido. 

Una de las máximas en lo que a belleza se refiere es que hay que cuidar de nuestra sonrisa si queremos destacar. Y eso, a día de hoy, es elemental en un entorno en el que las redes sociales y los selfies se han convertido en una parte sustancial de nuestro día a día. Los profesionales de Consejo Dentistas nos han informado de que una buena parte de youtubers, influencers y nativos digitales ya ha empezado a valorar su sonrisa como la herramienta más importante a la hora de obtener una buena imagen física (y, por lo tanto, general) ante su público.

Una sonrisa puede valer mucho dinero

Cuando escribimos una frase como la anterior, no nos referimos al hecho de que acudir a un dentista pueda costar un elevado precio, sino que hablamos de los beneficios que puede proporcionar el hecho de disponer de una sonrisa bonita, especialmente para esa gente que vive de su imagen. Y es que esa gente que ha conseguido un nombre gracias a las redes sociales y a las nuevas tecnologías depende económicamente, en buena medida, de la luz que la sonrisa le puede proporcionar a su rostro.

No hay dudas al respecto. La sonrisa es algo básico para el ser humano si sabemos cuidarla bien. Primero, porque nos hace ser más atractivos de cara a nuestros iguales. Y, segundo, porque es sinónimo de que sabemos cómo conseguir que nuestra boca presente una salud estupenda. La verdad es que eso, en los tiempos que corren, es una baza importante y de la que no podemos olvidarnos bajo ninguna circunstancia. No seguir este consejo puede ser fatal para nuestros intereses, tanto los que tienen que ver con la belleza como los relacionados con la salud.